publicacions> altres publicacions>Cities 2. Mediterranean> introducció
 

Cities 2. Mediterranean
Eulàlia Gòmez-Escoda,  Maria Rubert

Laboratori d'Urbanística de Barcelona .
Departament d'Urbanística i Ordenació de l Territori.
Escola Tècnica Superior d'Arquitectura de Barcelona.
Laboratori d'Urbanisme de Barcelona.
2018

ISBN 978-84-09-07589-8
139 pàgs.

 

 

 

 

 

 

 

 



Cartografiar en dos dimensiones la forma de una ciudad es una manera poderosa de entenderla y conocerla. El plano resultante es siempre una imagen fija de una realidad cambiante, que a la vez puede ser también la síntesis de cómo ha llegado ahí. Actualmente no es necesario disponer de un mapa para recorrer una ciudad y orientarse en ella. La tecnología de los móviles ha supuesto un cambio sustancial en nuestra percepción y maneras de recorrer y movernos por ciudades y territorio, relegando los mapas a un uso distinto, a menudo exclusivo, para iniciados e interesados en la cartografía o el urbanismo. La visión de conjunto ha sido sustituida a menudo por la eficaz aproximación que ofrece la pantalla del teléfono móvil, una visión fragmentada pero cargada de detalles de información. Esta hiperinformación nodal sobre un lugar que ofrece la tecnología a mano, permite de manera ágil e inmediata geolocalizar dónde estamos y cómo dirigirnos hacia la boca de metro o el parking más cercanos. Sin embargo, el entramado de relaciones entre estructuras, actividades, arquitecturas y gentes que es una ciudad queda invisible bajo la cantidad descomunal de datos que acumula cada punto. 

Por otro lado la evolución de los sistemas de información geográfica en los últimos años y la capacidad de mapear datos han transformado de manera radical las posibilidades de visualizar y modelar aspectos específicos de la ciudad. Los nuevos mapas urbanos temáticos describen fenómenos y comportamientos en el espacio en tiempo real, que pueden ser utilizados para tomar decisiones con fines variados, de alcance público o para interés personal –como la gestión del tráfico, la programación comercial, la geoestratégica convencional...- Las ventajas y múltiples aplicaciones que el mapping por capas ofrece para explicar fenómenos (y su derivada como herramienta para tomar decisiones) tiene como contrapunto la pérdida de capacidad de interpretar las relaciones entre datos que a simple vista no parecen asociados. Se convierten en explicaciones de extraordinario poder para quien las gestiona a la vez que en instrumentos fáciles de manipular. 

Esta evolución va en el sentido opuesto a la acumulación de información que ofrecían los mapas de las ciudades en los manuales para viajeros. Las guías Baedecker incluían, de manera compacta y en un espacio mínimo, información sobre la ciudad, sus monumentos y museos, los horarios de sus transportes, su gastronomía, los precios de hostelería, los usos y costumbres locales... Los viajeros se orientaban al llegar a un nuevo lugar gracias a esos libritos de tapa roja que cabían en un bolsillo, de apenas 15x10 cm., de páginas finas y ligeras, y se aventuraban por esa ciudad desconocida dejándose guiar por ellos. 

Las relaciones espacio-temporales que nos interesan de los lugares, que condensan información sobre las condiciones y belleza de una ciudad concreta, necesariamente compleja, son difícilmente reducibles a una dimensión o un aspecto. Y en esta transición a un nuevo modo de recorrer los lugares sin necesidad de un mapa hemos perdido, paradójicamente, cierta capacidad para orientarnos. Los trabajos coleccionados a continuación son en definitiva una reivindicación del mapa de una ciudad completa, para entender su dimensión y sistema de relaciones pero también sus espacios exquisitos y peculiaridades: un dibujo en dos dimensiones como guía insustituible para entender, conocer, interpretar, disfrutar de una ciudad.