publicacions> altres publicacions> El ensanche> introducció
 

El Ensanche

Joan Busquets, Josep Lluís Gómez Ordóñez, Laboratori d'Urbanisme

MOPU Direccion General de Acción Territorial y Urbanismo. Septiembre 1983
28 págs.

 

 

         El estudio del Ensanche parte del gran reconocimiento generalizado sobre la calidad urbana de este sector de Barcelona, que se identifica con su centro y que configura también la imagen más fuerte de la ciudad.

         Un hecho pues con raíces culturales y urbanísticas bien definidas, ha sido el punto de arranque de la estructura metropolitana de la ciudad, también el espacio de la construcción de muchas Barcelonas que los movimientos culturales y los procesos sociales han perfilado y que la arquitectura ha materializado... Hoy se reconoce como el emplazamiento de la actividad más densa y concretada de Catalunya, al mismo tiempo que se reclama y se necesita su mantenimiento y su mejora de una forma unánime.

         Como se sabe, este hecho ha sido posible gracias al proyecto de Cerdà a mediados del siglo XIX, que ha convertido su propia figura en baluarte del pensamiento urbano pionero, propiciando así el proceso de construcción de la Barcelona Moderna. Es una identidad extendida sin interrupción desde que se empezaba a reconocer de una manera generalizada la labor eminente de Cerdà en los sesenta. Con la publicación de su teoría (1) se iniciaban una serie de estudios y trabajos que dan conocimiento de su proyecto de nuestra ciudad innovadores (2). Estos trabajos catalanes han encontrado buena acogida en los medios académicos exteriores y han provocado en todas partes una atención excepcional entre los estudiosos de la historia urbana moderna.

         Por otro lado frente a las ventajas y atractivos que hoy tiene el Ensanche, éste sufre de una serie de problemas que se tienen que afrontar para asegurar su permanencia. Es cierto que últimamente ha recibido unas transformaciones muy fuertes que han estropeado algunos de sus rincones más atractivos, y también se tiene que avanzar que su centralidad lo fuerza para que se convierta en el centro anónimo y despersonalizado de tantas ciudades extranjeras, el aumento de tráfico, ruido, falta de equipamiento en la residencia... son condiciones que amenazan y dificultan su mejora.

         Este trabajo tiene un carácter eminentemente básico: trata de aportar unos elementos de discusión global sobre el Ensanche hoy. Su propia complejidad sugiere la conveniencia de este método. De los estudios, resultan algunas consideraciones generales para la intervención rehabilitadora del Ensanche. Estas tomarán la forma de Plan Especial o Estudios de Desarrollo Sectorial, según lo que la misma discusión aconseje, pero en cualquier caso busca el establecimiento de una propuesta y unas pautas de intervención conjuntas que aseguren la mejora del Ensanche. Hoy por hoy parece que han de ser una serie de acciones encaminadas a:

        - La catalogación de edificios o elementos y espacios ambientales de interés. Asimismo mirar las condiciones para una rehabilitación residencial del Ensanche (3).
        - Afrontar las pautas generales de la racionalización del transporte, del tráfico y de las redes generales, así como su imbricación con los edificios.
        - Contemplar la mejora de la distribución de los espacios colectivos: verdes y equipamientos, contando tanto con los espacios interiores de manzana como con la propia agregación de las mismas.
        - Establecer unas pautas adecuadas de desarrollo de la edificación futura.
        - Todo esto con la voluntad de mantener y afirmar los elementos de identidad del Ensanche como pieza que articula y estructura el marco urbano de Barcelona.