URGELL-SEGARRA P. Mas, V. Mas, J. Massip, J. Murgui, F. Solé

Se representa la forma del territorio como un tejido de parcelas agrícolas que nos dan, en negativo, su geomorfología. De este modo las formas del suelo permiten leer sus dimensiones y proporciones, las leyes de agregación, las relaciones de continuidad o de tangencia, las jerarquías de accesibilidad, etc. Se reconoce así en Urgell un orden geométrico, tributario del regadío y que organiza las piezas a partir del sistema de canales y acequias. En la Segarra, en cambio, el parcelario explica más las pendientes y terrazas y, debido a la relativa homogeneidad, las escasas transformaciones sufridas. En los alrededores de Tárrega la representación del territorio resalta el sistema de caminos, los accesos a grandes parcelas, el tamaño de la propiedad y el uso distintos de cada área.