MARESME J. Carné, I. Molsosa, M. Torres, J. M. Vilanova
El plano propone una división de la comarca entre la zona interior -las poblaciones de la parte alta, las masías fortificadas, el cultivo de secano y la montaña- y la franja litoral -cultivos de regadío, poblaciones de mar, línea de la costa-. Esta distinción se materializa en la traza de un camino central. De este modo se forma una estructura que vincula las  poblaciones de arriba y abajo uniéndolas dos a dos mediante ramblas, que son a su vez desagüe y comunicación viaria, expresión de dos momentos de construcción en la comarca.
Mataró, formada por un núcleo amurallado en 1569 y centro comercial y mercanti desde el siglo XVII, es la excepción en la comarca. A diferencia de otros  núcleos urbanos, Mataró tiene una estructura urbana radial, organizada a partir de la confluencia de los caminos comarcales sobre el núcleo histórico y un ensanche decimonónico que la completa y homogeneíza.