BAIX LLOBREGAT J. Dolz, R. Fusté, J. A. Marín, S. Mateu, P. Puges, P. Ramells, M. Roa, J. C. Roa, F. Satoca, B. Vicaria

Esta tierra de paso entre Barcelona y la depresión central y, a su vez, lugar de extensión del continuo barcelonés dan como resultado un territorio  contradictorio.
La parcelación agrícola de secano y el sistema de masías dan testimonio de una formas históricas de máximo aprovechamiento agrícola. Estos cultivos, ligados a una red básica de caminos agrícola y núcleos urbanos antiguos, constituyen lo que podríamos llamar la estructura agrícola originaria.
Los canales como el de la Infanta y las acequias, con su propio sistema de masías, nos explican el largo proceso de desecación de ciénagas y de la extensión del  regadío.
La localización de las industrias de la metalurgia y de la química existen independientes a la red de regadío y en estrecha relación a la nueva red de ferrocarriles y de carreteras que desde mitad del siglo XIX hasta los años 20 del XX se han ido implantando sobre el territorio.
La consolidación de nuevos grandes polígonos industriales, la extensión de servicios metropolitanos como el aeropuerto, los grandes  centros comerciales o los importantes asentamientos turísticos en la costa del Delta se explican también desde la nueva red básica de autovías y autopistas.
La selección de los elementos territoriales a expresar parte de la idea de la existencia de estructuras superpuestas a partir de lógicas diversas y de una cierta indecisión a la hora de apostar por una definición estructural sintética frente a la complejidad del territorio a estudiar. El documento propone un acercamiento al planeamiento a partir de una consideración minuciosa, inventarial y exhaustiva de los diversos elementos.